• Grey Facebook Icon
  • Grey Instagram Icon

© 2020 Clínica San Nicolás S.R.L.

Nunca es tarde cuando la dicha es buena.

Cuando cumplí mis 50 años pensé que mi vida debía dar un giro. Muchas cosas debían mejorar. Al fin y al cabo la vida es una sola y debemos darnos la oportunidad para mejorar siempre. En eso estaba mis hábitos 

Previo controles médicos decidí comenzar a usar mi bicicleta vieja que estorbaba por todos lados que después la cambie. 

A partir de allí descubrí muchos mundos que hasta entonces estaban ocultos al menos para mi. 

Descubrí el silencio del campo, maravillosos paisajes de cerros y caminos nuevos, senderos ocultos, la paz de encontrarse sólo con la naturaleza, el ruido del viento, el ruido del pedaleo, de la piedras apretadas con las ruedas, todas sensaciones inigualables. 

No voy a negar que cuando comencé no aguantaba ni media hora ese asiento tan particular que se encaja y deja un dolor tan desagradable, allí me di cuenta que las calzas amenguaban esa incomodad, pero seguían faltando piernas. Todo el aire de la atmósfera no alcanzaba entrar en los pulmones especialmente en subida. 

Pero había algo que sí cambiaba con el transcurso de los días. 

Los esfuerzos que antes no los cumplía de a pocos se lograban. 

Luego nuevos caminos se podían descubrir porque las piernas resistían más. Claro que cuando llegaba eran una piedra y por varios días duraba sea incomodad. Pero también pasaba. 

Había competencias que las miraba del costado de la ruta y admiraba como esos monstruos podían terminar circuitos que para mi eran imposibles. 

Aquí aparecen algunos cómplices en esta historia. Alejandro Durán con Agus y Tomy que me bancaron en las salidas me sirvieron de guía y de estímulo para que mi esfuerzo vaya más allá de lo que podía. Es que el amor propio y la rutina hacían que los pueda seguir. 

Todo muy lindo hasta que me comentan de un Campeonato Argentino de MTB. Yo allí ? Sí comencé hace un años y dos meses a andar en bici. Una falta de e respeto. El aliento y los consejos de Ale sirvieron. 

Llego el día y ese día fue hoy. Complete un circuito de 37 km quien diría. A esta edad con una año de bici. 

Una locura pero lo termine. Seguramente detrás de muchos y delante de algunos. Pero personalmente cumplí conmigo mismo. 

A través de estas líneas ojalá que muchos que lo creen imposible quiero decirles que se puede incluso a esta edad. Aún a modo de esparcimiento y descubrirán muchos mundos que hasta ahora no se imaginan, y podrán infundir en los más chicos el deporte que tanto les falta a nuestra juventud, porque nunca es tarde cuando la dicha es buena. 

De la carrera un placer haberla disfrutado con el nivel de organización que se logró. Inmejorable.

7 vistas